Lectura de Hoja de Coca

Origen

La lectura de las hojas de la coca es el método adivinatorio más reconocido y respetado en Sudamérica: considerado como de origen inca, en realidad es una práctica que se pierde en la noche de los tiempos, siendo considerada como de práctica muy extendida en todas las culturas pre-incas. Ellos –  al igual que los incas –  le atribuían no solo un origen divino, sino también como asiento de un espíritu madre, el alma de la planta, el cual nunca muere.

Para los entendidos y los creyentes de su poder oracular, la lectura de hojas de coca es altamente preciso y solo superado con los oráculos de los antiquísimos Apus. Comparada con los métodos adivinatorios occidentales y orientales, las hojas de coca son consideradas incluso tan o más exactas que el I-Ching.

La lectura de hojas de coca se realiza principalmente en fechas importantes dentro de la cosmovisión andina, tales como el mes de agosto (inicio de las cosechas) y entre el 21 y 24 de junio (solsticio y fiesta del Inti Raymi). Pero no es una práctica exclusiva de esas fechas: las hojas pueden ser consultadas todo el año.

La práctica y enseñanza de su lectura es por vía familiar, por lo que existen muy pocas personas no procedentes del ande, que saben interpretar las hojas. Esos pocos, han obtenido el conocimiento al contraer nupcias con un miembro de una familia que practique su lectura, por lo que podemos asegurar que no es necesario ser de origen indígena para conocer este método oracular, aunque hay que recalacar que son pocos los afortunados.

La realización

La mayoría de los lectores de las hojas colocan a un lado del manto o campo de lectura, una imagen religiosa y una campana. El rito inicial consiste en pedir a la pachamama permiso para “leer la coca” con oraciones en quechua o aymara, tocar la campana hacia los cuatro puntos cardinales y con unas cuantas hojas de coca, ofrecerlas simbólicamente con la mano alzada, también a los cuatro puntos cardinales. En algunos sitios aún persiste la costumbre de chacchar (masticar) hojas –  tanto oficiante como consultante –  antes de iniciar la consulta. Si el sabor que tienen las hojas es “dulce”, el ritual proseguirá; si en cambio se sienten “amargas”, se recomienda no consultar a la coca.

Tras la primera consulta, el oficiante toma dos hojas grandes de coca, colocándolas a ambos extremos del campo: una mostrando su cara frontal y otra su anverso. Así esta siendo consideradas como una respuesta positiva y una negativa. Luego toma un puñado de hojas y las deja caer sobre el manto: ahí se inicia la lectura.

Las hojas se interpretan de varias formas: a mayor cantidad de hojas mostrando su cara frontal (de verde intenso), la respuesta a la pregunta será positiva, y negativa en el caso contrario; igualmente, la proximidad a las hojas grandes en los extremos, es interpretada de la misma forma.

La interpretación

El resto de la información es obtenida por las hojas en si: sus formas, sus dobleces, sus muescas y tonalidad de color, son traducidas de tal forma en que se identifican como “puentes” ( símbolo de viades), personas (destacadas hasta en sus características físicas), trámites documentarios, terrenos, ganado, etc. Asimismo se puede observar en ellas enfermedades y tratamientos a seguir; no puedo profundizar más las señales ya que, fiel a la tradición andina, debo mantener ese conocimiento sólo disponible para unos pocos.

De igual manera el conjunto de hojas sobre el manto forman figuras que son interpretados por el oficiante. Para la interpretación las utiliza para conectarse por medio del inconsciente colectivo con sus antepasados, logrando así información tal como fechas en meses, días y años, nombres y la descripción de lugares lejanos en el tiempo y el espacio, así como sucesos con el mínimo de detalles. Esta cualidad más bien mora en el oficiante, pudiéndose encontrar en los países andinos, individuos capaces de obtener información realmente pasmosa. Por medio de la planta sagrada de los incas.

Duración: aprox. ½ hora

Lugar: posible en cualquier lugar

Para más informaciones conéctese con nosotros.